lunes, 15 de enero de 2018

Santa Maria Magdalena de Zamora: Exteriores (Elementos constructivos)

Acabo de dejar atrás la catedral de Zamora; por la Rua de los  Notarios paso ante la iglesia de San Pedro y San Idelfonso  y enfilo la calle de Los Francos buscando una de las iglesias más bellas e interesantes de la ciudad: Santa María Magdalena.


Fachada sur de Santa María Magdalena de Zamora

Lo primero que me llama la atención cuando me encuentro ante ella es su esbeltez, así como los motivos constructivos que presenta su fachada y suportada. Me parece alta, quizás por ello algo desgarbada, como si quisiese adelantarse a su tiempo y subir hacia el cielo buscando un gótico que esta aun por llegar.
A primera vista me impresiona desde la calle la portada de la fachada sur, las hornacinas existentes  a su izquierda y, como no, la zona absidal, semicircular y un poco más baja que el resto del templo.
Me quedo un rato fuera ando vueltas alrededor de la iglesia. Observo sus fachadas y disfruto contemplándola.
La fachada tiene tantos elementos que pienso que seria bueno indicarlos para aquellos que no tienen mucha noción de elementos arquitectónicos. Pienso que sería bueno un esquema sobre fotos. Los que hemos ido aprendiendo algo creo que tenemos la obligación de enseñas a los que vienen detrás y comienzan. ¿Os parece bien?
Me desplazo a la zona del ábside y comienzo a observarlo. Unas columnas perfectamente torneadas hacen la misión de contrafuertes y dividen el ábside en tres partes verticales iguales, mientras que horizontalmente dos molduras o impostas  lo dividen a su vez en tres zonas horizontales. 


Cilindro absidal, frontón de la nave en presbiterio y fachada sur

La moldura superior, que nace de los cimacios de los capiteles, se interrumpe en las columnas, mientras que la inferior las envuelve.
Las columnas suben ágiles, esa es la sensación, esbeltas, hasta el alero, donde unos sencillos capiteles vegetales dan pie de apoyo a este.
El alero se remata en su parte inferior por las canecillos de dista forma y hechura.

Componentes de la fachada

En cada parte vertical del ábside existen tres ventanas abocinadas. La central es real, da luz al interior del templo; las dos laterales son ficticias, sencillamente decorativas, no tienen misión de dejar entrar luz al interior. (Cuando veamos el interior del templo hablaremos mas de ellas)
Estrechas, alargadas y con derrame hacia el interior del templo, las ventanas en aspillera están rodeadas por un arco de medio punto que se asienta sobre unos sencillos capiteles con motivos vegetales a la vez que estos apoyan sobre unas columnas. De los cimacios de los capiteles sale la moldura o imposta que llegara hasta las columnas sin abrazarlas. La inferior, por el contrario, si abrazara la columna. Bajo las columnas dos pequeñas basas.
Por encima del ábside se eleva el frontón de la fachada este de la zona presbiteral bastante más alta y rematada con un rosetón u óculo que ilumina la nave del templo.


Zona absidal, sacristia posterior a la iglesia y fachada norte.

Choca al lado derecho del frontis el corte existente en el muro, como si se hubiese dejado abierto por alguna razón especial.
Vuelvo hacia la entrada del templo y me quedo un buen rato observando su fachada. Está claro que se ven ella la influencia de un gótico que está empezando a dar sus pasos por las construcciones de iglesias castellanas. A la Izquierda las hornacinas en la fachada presentan arcos bastante puntiagudos  y la portada también lo hace si bien menos exageradamente.
Sendos contrafuertes se elevan verticalmente para intentar sostener una cubierta realizada a base de bóveda de cañón que cayó hace tiempo y fue sustituida por una de madera con menores esfuerzos sobre los muros.

Parte de los componentes arquitectónicos de la fachada sur

Quedan de aquella época esos fantásticos y esbeltos contrafuertes que suben hacia el alero. Pero fijémonos bien. Los de la izquierda si lo hacen rematando en este, pero los de la derecha languidecen antes de llegar a él.
El alero esta rematado por una serie de canecillos de diversa factura en los que podemos apreciar rostros, rollos, figuras del bestiario, lisos etc.
A derecha e izquierda de la puerta y en todo lo alto existen dos ventanas que dan que pensar.

Detalle de una de las ventanas en la parte superior de la fachada sur

Si bien su remate exterior parece románico, arcos redondeados, el interior presenta unos arquillos apuntados y hueco germinado totalmente gótico. Quizá en el momento de la restauración tras la caída de la bóveda se aprovecho para ensalzar algo mas esas ventanas. Lo cierto es que la luminosidad del templo gracias a ellas es extraordinaria.
Pero acerquémonos por fin a la portada sur, la principal del templo.


Portada en fachada sur compuesta por cinco arquivoltas y chambrana, mal llamado guardapolvos.

Sobre una base continua de piedra se levantan una serie de columnas y dos pilastras  que aprovechan la anchura del muro para el abocinado de la portada. Las ocho columnas, cuatro a cada lado, se apoyan sobre paralepípedos pétreos como bases y rematan en capiteles adornados con animales del bestiario y motivos vegetales. De estos capiteles nacen las cinco arquivoltas que forman la portada.
Antes de seguir subiendo por la portada, fijémonos en los capiteles. 


Fantástica la realización de la portada sur

Motivos florales, dragones que asemejan cocodrilos, arpías que parecen estar danzando con las patas entrelazadas y otras tocadas con gorros con forma de capirote, son el bestiario que informa al fiel que entra en un lugar sagrado y que fuera esta el infierno y dentro el cielo. 

Dragones enlazador por colas; motivos florales; distintas arpías

Arpías que parecen danzar y otras tirando de los pelos a ¿Un demonio? Dragones, arpías y florales.


Dragones enfrentados boca(¿De la época?); arpías y motivos vegetales, 

Advierten que aquel que entre con malas intenciones será atacado y castigado. Es parte de la defensa de la iglesía. Hay que tener en cuenta la mentalidad de la gente en aquella época.


Y ya sobre ellos las cinco arquivoltas y el guardapolvos o chambrana, uno de los mas curioso del románico.



La primera arquivolta esta lobulada y en sus dovelas presenta elementos floras de distinto matiz como tallos y flores incluso plantas entrelazadas.



La segunda arquivolta es una verdadera preciosidad de ejecución. Presenta motivos florales en relieve con las hojas vueltas hacia el interior y sorprendentemente en medio de ellos aparecen una cara sonriente y un obispo con sus vestimentas y su báculo.



La tercera arquivolta tiene sus dovelas adornadas con tallos y hojas lobuladas.
Siguen los mismos motivos vegetales en la cuarta y en la quinta arquivolta, si bien en la última un rostro, que parece un rostro que parece o un felino o un demonio (esto ultimo lo digo por sus dientes), está situado casi en la clave y por su boca escupe o ae come los elementos vegetales.



Y sobre ellas, haciendo de guardapolvos,  una curiosa representación de rostros sonrientes de los que desconozco su significado. ¿Representan quizás los músicos celestiales sin instrumentos? ¿O santos, o fieles gozosos en la Gloria? No lo sé, pero me encantaría conocer su significado.




Sobre la portada, unos metros más arriba un precioso óculo da luz al interior del templo, junto con las ventanas en altura.
Me estuve un buen rato contemplando esta entrada y al final me obligué a entrar en el interior del templo.


Como siempre hago, entré y me senté en la parte trasera del templo, en uno de los últimos bancos y deje que mi mente fuese asimilando lo que mis ojos iban captando.
Estuve largo tiempo observando el templo. Y aun así tengo que volver. Me quedo una maravillosa sensación interior. La altura de la nave, la luminosidad del interior, la zona absidal, el arco triunfal, los baldaquinos, el posible enterramiento de Dº Urraca de Portugal, etc. Quedó mucho por describir y por volver a sentir.


Tendré que volver a sentarme en aquel banco de atrás de la iglesia y volver a disfrutar.
Eso quedará para otra ocasión, no muy lejana.
Sed felices, lo demás no es demasiado importante.
Antonio

miércoles, 10 de enero de 2018

12 flores cuyo nombre empieza por A

Para María de Madrid con cariño.



He salido del hospital ayer. Estoy semiencerrado en casa y decido profundizar en los discos duros en busca de temas que me ayuden a pasar el rato y cuando me encuentro con los archivos de flores ordenados por nombre veo la solución bastante clara.
Comienzo a ir archivo por archivo y me doy cuenta que flores que empiecen con A tengo más de una docena ¿Por qué no hacer una entrada con estas flores?

 Adelfas. Guadarrama en casa de mi madre

Aciano. Villanueva del Pardillo

Todos sabéis que no tengo nada que ver profesionalmente con el mundo de las plantas, y que mi memoria para recordar sus nombres es terrible, pero la fotografía me ha ido enseñando a quererlas, a amarlas, a disfrutar de ellas como verdaderas joyas que nacen a nuestro alrededor, ya sea en un Jardín Botánico o en medio de una pradera.

Aster cordifolius Little Carlow. Real Jardín Botánico de Madrid


Asphodeline liburnica. Real Jardín Botánico de Madrid.

Lo cierto es que tengo verdaderas ganas de volver a caminar por esos campos y jardines maquina en ristre, habrá que esperar al buen tiempo, poder tumbarme sobre la hierba y observar esas criaturas de miles de colores distintas que albergan la vida futura de un montón de nuevas plantas.
Petalos grandes o chiquitas flores de campo, pero fieles todas ellas a perduran en el espacio infinito del tiempo.

Anisodontea malvastroides. Real Jardín Botánico de Madrid


Aster amellus Violet queen. Real Jardín Botánico de Madrid.


Aquilegia vulgaris Hispanica. Real Jardín Botánico de Madrid.

Hoy como no puedo salir he decidido dejaros las fotos. No voy a entrar en sus disquisiciones técnicas, pasar eso están los libros de botánica y los profesionales del tema, pero si os voy a dejar sus formas y sus colores. Lo que siento es no poder trasmitiros sus olores.

Acacia dealbata (Mimosa). Madrid.


Anemone rose. Real Jardín Botánico de Madrid.


Armeria pungens. Real Jardín Botánico de Madrid.

Azara microphylla chinchin. Real Jardín Botánico de Madrid.

Espero que os hayan gustado y por supuesto cualquier error es solo culpa mía.

Acer palmatum. Real Jardín Botánico de Madrid.

Sed felices, lo demás son temas totalmente secundarios.

Antonio 

martes, 9 de enero de 2018

El beso

Soñé con un beso.
Era de madrugada. El silencio en la sala del hospital solo estaba roto por la monotonía del aire que salía por la rejilla de la calefacción. En los pasillos, solo de vez en cuando, el quejido lastimero de un enfermo mayor rompía el silencio; era un quejido monótono, repetitivo.


Mis ojos se abrieron ante la extraña sensación que un beso se me estaba dado en la mejilla. Tenía la sensación de que una boca con labios como pétalos me besaba.
¡No podía ser! ¡Estaba solo en la habitación! Pero aquellos labios volvían a besarme de nuevo en un beso inocente, o no,  que a mí me pareció lo más bonito del mundo.
Confundido encendí la luz pensando que estaba viviendo una realidad querida y no un sueño.
El beso había sido perfectamente perceptible.
Pero la habitación seguía vacía. Solo yo ocupaba la cama, nadie mas a mi alrededor.
¡Maldito sueño que me hubiera gustado que fuese realidad! Unos labios abiertos me besaban en la mejilla… ¡Ay! ¡Qué desilusión!
Parece mentira las extrañas emociones que pueden darse tras un beso. Solo un beso, un beso en sueños tan real que estoy deseando volver a dormirme para comprobar de nuevo su existencia.
Un beso en la mejilla con un a boca entreabierta. No era un beso de contacto, no, había algo mas en aquel beso.
Apague la luz. Solo la leve claridad de la luz de emergencia perturbaba la noche.
Volví a dormirme.


Al despertar de nuevo estaba muchísimo mejor. En mi mejilla aun notaba aquel beso.
¡Ojala alguna vez vuelva a sentirlo! Era tu beso.
Sed felices, lo demás no importa.

Antonio 

Los coleópteros: mis fotos

¿Quién no ha tenido en sus manos alguna vez una mariquita siendo un crio? Desde luego los que hemos tenido la oportunidad de vivir temporadas en el campo, si.


¿Pero que es una mariquita? Las mariquitas son insectos que  pertenecen al orden de los coleópteros. Este orden es quizás el más extenso entre los insectos y el resto de animales, pues se cree que existen más de 375.000 especies distintas y todos los años se descubren nuevos individuos dentro de este orden.

Chrysolina sanguinolata en Monte Abantos

¿Qué son los coleópteros?
Los coleópteros son insectos que se diferencian del resto fundamentalmente por tener sus dos alas exteriores modificadas que sirven para proteger a las verdaderas alas que están debajo. A estas protecciones duras se les denomina élitros.

Cincidela maroccana, escarabajo tigre, en las salinas de Alcázar de San Juan (Ciudad Real)

Otra característica de los coleópteros es su cuerpo. Como todos los insectos se divide en cabeza, tórax y abdomen. En la cabeza se dan cobijo el sistema bucal, los sistemas olfativos y la vista.

Charagmus gressorius, gorgojo,  fotografiado en casa de mi madre en Guadarrama.


 Mylabris sp. o Hycleus sp. en losllanos de Guadarrama.

En el tórax, como en todos los insectos se encuentran las patas y las alas. Justo detrás de la cabeza, encima del tórax, los coleópteros tienen una especie de escudo más o menos abombado llamado pronoto.
Os dejo una foto explicativa de las partes de un coleóptero que os facilite su entendimiento.


Estos insectos han sido capaces de acomodarse a todos los medios. Los encontramos navegando en los arroyos y en las aguas estancadas; en las dunas de arena y en las salinas han elaborado unas patas largas para protegerse de los calores, Entre las plantas de las praderas los veremos correr en busca de sus alimentos e incluso en los altos bosques montañosos y más arriba encontraremos coleópteros. Su límite está en el borde de las nieves y los hielos perpetuos.

Cetonia carthami  fotografiada en una cebolleta en el Real Jardín Botánico de Madrid



Agapanthia cardui o satularis fotografiado en los llanos de la presa de la Jarosa en Guadarrama.



Adalia bipunctata en una rama seca en el Alto del León (Madrid-Segovia)

¿Qué comen los coleópteros? Bien al ser un orden tan grande los coleópteros podemos dividirlos en vegetarianos, carnívoros y omnívoros; los primeros se alimentan de flores y plantas cuando son adultos. Los segundos se dedican a la caza de insectos y arañas que puedan `ponerse a su alcance y los terceros comen de todo lo que se pone cerca de su boca.

Pareja de Chlorophorus trifasciatus apareandose. Guadarrama


Rhagonycha fulva sobre un cardo en camino a Los Molinos.


 Cantharis coronata. El nombre le viene de la corona que tiene dibujada en el pronoto. Colmenar Viejo.

Hay coleópteros, como las mariquitas, que son muy beneficiosos para la agricultura al alimentarse a base de pulgones en las plantas. Tanto larvas como adultos son voraces comedores de estos insectos que muchas veces podemos ver en nuestros rosales y otras plantas. Pero no solo las mariquitas, hay muchos más beneficiosos para la agricultura.

Anisoplia Baetica macho, como lo demuestran sus antenas. Guadarrama 


Xanthogaleruca luteola. Pequeño coleóptero. Guadarrama

Coccinella septempunctata, nuestra mariquita, a la caza de pulgones. Río Auléncia.

¿Cuántas familias tenemos por esta zona del mundo? En Europa hay unas siete mil quinientas familias aproximadamente de coleópteros. En España el numero es también significativo y tenemos entre ellos especímenes exclusivos de nuestro territorio como puede ser por ejemplo el Dinoides dives guadarramensis originario de la Sierra del Guadarrama y que podéis ver a continuación.

Dinodes (Iberodinodes) dives guadarramensis. Originario de la Sierra del Guadarrama. Monte Abantos


Gorgojos apareandose de la familia  Lixus. Alto del León.

Stictoleptura stragulata si no recuerdo mal en Colmenar Viejo.


Entre las familias que estamos acostumbrados a ver por nuestra geografía entre otras, la Cicindelidae, Carabidae, Histeridae, Staphylinidae, Lucanidae, Scarabaeidae, Buprestidae etc. etc. No os quiero llenar con más nombres la cabeza.

Hister quadrimaculatus corriendo por la cubierta de la depuradora de casa de mi madre. Guadrrama.


Escarabajo de la familia Elateridae fotografiado en una quedada en Monte Abantos.


Cantharis coronata comiendose un Psilothrix viridicoeruleus. Claro ejemplo de depredación. Villanueva del Pardillo.
  
Cuando salgáis al campo, disfrutar de estos animales que no suelen picar y nos pueden ofrecer una maravillosa composición de color y vida en un entorno siempre genial. Solo, para disfrutar de ellos, hay que prestar atención y mirarlos. 

Tropinota squalida fotografiada cerca de Colmenar Viejo


Thanasimus formicarius en cualquier lugar del Sistema Central.

Observarlos nos enseñará a comprender un montón de cosas que suceden a nuestro alrededor.
Espero que os haya entretenido un poquito y veáis con otros ojos estas maravillas de la creación.

Tituboea sexmaculata fotografiado en elm Alto del León.

Sed felices, lo demás ya sabéis que no es muy importante.

Antonio