sábado, 19 de mayo de 2018

Una hora en el Real Jardín Botánico de Madrid


Hola a todos.
Un día de la semana pasada me sumergí durante una hora y media en los paseos del Real Jardín Botánico de la capital de España.


¡Disfrute! No puedo negarlo. Me relaje. Admiré formas y colores y olores, pero sobre todo belleza. Y en el fondo quiero trasmitiros eso, la sencilla belleza que captaron mis maquinas.
Detrás de cada imagen hay un recuerdo para cada uno de mis amigos de la vida real, de mis amigos de las redes y para las personas que quiero, incluida tu.
Os dejo con las fotos. En hora y media se pueden contemplar muchísimas. Hoy la entrada está cargada de bastantes de ellas, cada una con su nombre para que las podáis nombrar. Si en alguna me he equivocado pido disculpas.
No he seguido el curso del paseo y las he colocado por orden alfabético.
Espero que os gusten.
Sed felices, ya sabéis que lo demás es mucho menos importante.
Antonio


Allium aflatunense_


Allium Globemaster

Aquilegia vulgaris

Arundo Donax Variegata (Cañizo)

Asphodeline liburnica

Berberis jamesiana

Camelia japónica

Castaño de Indias

Coronilla glauca Citrina

Dianthus pyrenaicus 

Eremurus himalaicus

Erodium Paularense 

Geranium Renardii

Gladiolo silvestre. Varita de San José 

Iris Belgian Princess

Iris Fiery Temper 

Iris Jesse's Sone

Iris Peking Summer

Paeonia lactiflora Fen Yu Nu 

Paeonia Officinalis

Polygonum bistorta Subsp Bistorta

Pulsatilla Rubra 

Rhododendron Catawbiense grandiflorum

Rhododendron Koningin Emma

Rhododendron Schneewittchen

Robinia hispida rosa (Acacia rosa) 

Salsifi negro (Scorzonera hispanica)

Scilla peruviana

--o0o--

jueves, 17 de mayo de 2018

Flores con poesia CCCXXI: Balada de los tres naipes


Nace nuestro poeta en Badajoz, en el año mil ochocientos setenta y nueve.
Extremeño de origen su vida discurre por distintas poblaciones de España, hasta que sus padres mueren en Barcelona.

Camelia japónica

Se traslada entonces Enrique Diez-Canedo a Madrid, donde estudia Derecho.
Díaz-Canedo es un personaje importantísimo en la poesía modernista y postmodernista.
Gracias a él salieron a la luz trabajos de los que luego serian los grandes poetas del siglo XX como Juan Ramón Jiménez,  José Ortega y Gasset, Adolfo Posada, León Felipe y Gerardo Diego entre otros muchos, a los cuales les brido espacio para publicar sus poemas en las distintas revistas y periódicos en los que colaboraba y en especial en la revista España y en el periódico El Sol.
Crítico de arte, de literatura y de teatro fue también poeta.
Se le describe como un poeta para gente ilustrada, fino en matices y sutil en los conceptos; trasformando pronto su modernismo, olvidando a Rubén Darío y dirigiéndose hacia nuevas tendencias literarias postmodernistas.
Entre sus obras destacar: Versos de las horas, La visita del sol, Imágenes etc.
Periodista, escritor, critico y miembro de la Real Academia Española en mil novecientos treinta y cinco.

Eremurus himalaicus


Marcho a México en mitad de la Guerra Civil y allí apoyo a los intelectuales españoles huidos después de la guerra.
Murió Enrique Diez-Canedo en México en mil novecientos cuarenta y cuatro.
Os he dejado un poema que a mí personalmente me parece sensacional en su descripción, en la argumentación y en la facilidad de su lectura.
Ya me diréis si os gusta


Balada de los tres naipes.

Se durmió como la marmota
entre la colilla y el jarro;
ya no tiene lumbre el cigarro,
ya el jarro no tiene ni gota.
Y, aun dormido, la palabrota
en sus torpes labios se cuaja.
Sobre la mesa, la baraja:
el rey, el caballo y la sota.

Dianthus pyrenaicus

Su vida es adusta, de ilota;
su alma, sin soplo, es todo barro;
es inerte como el guijarro;
lo disparan, hiere y rebota.
Al trabajo el ocio derrota
dentro de él; tan solo trabaja
si los gruesos naipes baraja:
el rey, el caballo y la sota.

Erodium Paularense

No despertéis al pobre idiota.
Vuestra lástima es despilfarro.
Dejadle dormir: el cotarro,
de ese modo no se alborota.
Fandango, petenera y jota
le arrullen; si al sepulcro baja,
ponedle dentro de la caja
el rey, el caballo y la sota.

Gladiolo silvestre. Varita de San José

¡Viva el puro, viva la bota!
¡Vivan la moza y la navaja!
¡Cosedle bien en la mortaja
el rey, el caballo y la sota!
--o0o--

Paeonia officinalis

Curioso poema sobre un borracho jugador de tute o brisca.
Sed felices
Antonio

miércoles, 16 de mayo de 2018

Doce rosas rojas para ti.


Ayer estuve en la Rosaleda de Madrid durante un buen rato.
Este año va todo atrasado. Muchos rosales aun estaban sin florecer y otros a medias.




Y voy a contar sensaciones que seguramente a mas de uno no le importan. A mi sí.
Si no quieres leer sentimientos y pensamientos personales, puedes tranquilamente darle a la tecla de escape y huir de los sentimientos y pensamientos de uno que también pertenece a la raza humana.


La rosaleda estaba tranquila.
Algún grupo de dos a cinco personas paseaba contemplando y oliendo las rosas.


En bancos, junto a jaulas de rosales trepadores, enamorados charlaban y se arrullaban bajo un sol que por momentos iba caldeando la tarde.
Un grupo de colegas de la fotografía avanzaba cerca de mí fotografiando, como yo, las rosas.


Como casi siempre estaba solo. Acompañado pero solo.
Las rosas y yo éramos cómplices de mi silencio y mis sentimientos.


Las miraba. Las fotografiaba intentando buscar en ellas lo que no encuentro en otros lugares.
De repente llegué al pasillo de las rosas rojas, la rosa Imperator. (El nombre le viene de fabula, es la reina desde mi punto de vista.)
Me senté un rato en el banco mirándolas desde la distancia.


Me hubiese guitado tener tucompañía.
Envidiaba a los que sentados en los bancos entrelazaban sus manos y sus labios.


Miré para otro lado. Un mundo infinito de colores navega a ras de tierra entre arbustos de rosales modificados a lo largo del tiempo.
Pensaba en ti, e intentaba quitarte de mi recuerdo. ¡Imposible!
Las rosas rojas me traían pasión, pasión olvidada, y tu recuerdo.
Decidí fotografiarlas.


Estas rosas rojas, cada vez que las veas, te recordaran mis sentimientos y por ello con ellas he formado este ramo pensando en ti.




La tarde va cayendo. Cuando vuelva la semana que viene seguirán estando las rosas rojas, No serán las misma que coloco hoy, pero se parecerán y seguirán trasmitiendo los mismos sentimientos.


Quizá cada rosa roja sea un reflejo de lo que me gustaría expresar de palabra.
La soledad. Sigo estando solo en medio de la rosaleda. Aunque hay gente.
Como tú, en medio de un mundo ficticio. ¿Y el mío no lo es?


Rosas rojas, rosas rojas…
Sentimientos, amor, sentimiento…
Doce rosas rojas para ti. No hace falta escribir mas.


--o0o--

Sed felices, lo demás importa poco
Antonio

lunes, 14 de mayo de 2018

Una rosa y unas plantas campestres


Hay veces que la vida cambia el curso de las cosas. Un pequeño golpe puede dar al traste con un acontecimiento importante al que debías asistir y a la vez proporcionarte la oportunidad de realizar otras cosas que no tenías previstas. Y eso me paso el viernes pasado y por aquello de que no hay mal que…
Pues me fui a última hora a dar una vuelta por el campo con mí máquina de fotografiar y aprovechando la luz del ocaso hice estas fotos que os coloco a continuación.
Había unos rosales junto a un parque de niños y allí fotografié esta rosa con el último rayo de sol.


Luego llegaron las luces y las sombras del ocaso y en esos instantes mi maquina y yo veíamos lo mismo y ella cumplía mis órdenes que eran mas bien deseos.
Y de las simples hierbas que vemos todos los días pero no nos fijamos en ellas salieron estas fotos. No hace falta una rosaleda o un botánico para disfrutar de las plantas, aunque tampoco está mal visitarlos cuando se pueda (yo lo hago a menudo). Solo hay que mirar, observar y gozar con el mundo que nos rodea. Con muy poco se puede disfrutar mucho.















Sed felices.
Antonio