martes, 22 de agosto de 2017

El sueño de mi madre y la luz

Son casi las ocho de la tarde. Un sol radiante de agosto está donando sus últimos rayos.
Mi madre dormita en la silla de ruedas. El sol le ayuda a calentar su cuerpo, lo que casi no puede hacer su corazón.


Estoy sentado junto a ella observando la luz que, casi horizontal, ilumina todo con tonos cálidos y brillantes. Se introduce entre los árboles encendiéndolo todo. Los últimos estertores antes de acostarse tras el Alto del León.


Mi madre sigue dormida. Es un sueño reparador de la fatiga que su cuerpo lleva soportando durante mas de noventa y ocho años.
Tomo mi maquina de fotografiar, la tengo al lado.


Quiero fotografiar los contrastes de luz que se dan en las adelfas y el pruno que tengo delante.
Es un brutal contraste entre luz y sombra, como es el contraste entre la vida y la muerte.


El objetivo me permite fotografiar sin moverme del sitio y si lo hago son solo unos pocos pasos los que me separan de ella.
Igual que observo la luz filtrarse por las hojas observo su tranquilo dormitar. La tranquilidad de un sueño reparador que le hace olvidarse de sus achaques y sus dolores, que son muchos.


Muchas veces me pregunto si es justa una duración tan larga de la vida cuando se sufre. Y el sufrimiento no es solo el dolor de una escara, o un ataque de reuma, o una digestión mal hecha, no, hay un dolor moral de personas que han sido activas y ahora dependen para todo de otras personas y una silla de ruedas.


Pero resiste estoicamente.
Esta dormida mirando a la única rosa que está a su alcance.
Cuando despierte y los rayos de luz iluminen la flor, me dirá que la ve.


A la rosa le quedan ya pocos días de permanecer encendida. Pero parece que está resistiendo nada mas para que mi madre la vea.
Y cuando mejor la ve es cuando la luz de la tarde enciende sus colores maravillosos de un profundo rojo que parece las brasas de un fuego apagándose.


La luz, esa luz que ilumina la rosa y deja a los ojos de mi madre apreciarla, traspasa también las flores de la adelfa que están sacando las últimas flores del verano.
Me vuelvo a sentar junto a ella. En silencio. Disfruto de su sueño, de su tranquilidad momentánea; de la luz entre las hojas...
Cuando despierte verá de nuevo la rosa.


Sed felices.

Antonio  

domingo, 20 de agosto de 2017

Una ruta románica por Gerona I.- San Pedro de Roda-Sta María de Porqueres.

¿Cómo enseñarle a alguien que no conoce una provincia como la de Gerona en tres días?
Cuando mi hermano me planteo este viaje para conocer una provincia como la de Gerona, que tanto él como mi cuñada desconocían, pensé en infinidad de recorridos a realizar, y al final opte como solución centrarme en el norte de la provincia.

Mapa tomadode Google indicando el recorrido.

Centrarse en una zona de la provincia tiene sus riesgos, pero los días eran tan escasos que opte por la solución más factible posible, la que nos permitiese conocer algo de la costa, su maravillosa costa, fuera de los días de avalancha veraniega, su capital y pueblos y acercarnos hasta la montaña.
Para ello finalmente opte por la ruta de románico de tres días, intercalando otras opciones para no hacer monotemáticas las jornadas conjugamos museos como el Dalí con románico en el Cabo de Creus.  Y es por este lugar donde empezamos el viaje.
Hoy vamos a ir desde San Pedro de Roda a Santa María de Porqueras en el lago de Bañolas, de forma resumida. Ya habrá tiempo para explayarse.
San Pedro de Roda S.XI y XII
Restaurado.Es espectacular. La nave central impresiona con pilares de doble altura así como la majestuosidad de sus torres.





San Pedro de Galligans. Gerona capital. S.XII
Actualmente museo arqueológico es impresionante la iglesia y sobre todo su claustro. Los condes aportaron el dinero y se ve la riqueza en él.





Los baños árabes. Gerona capital. S.XII  
Así llamados por quien los utilizaban. Fantástica la sala del templete.




Claustro de la Catedral de Gerona. S.XII. 
De trazo irregular es impresionante. Al reves que el resto de los claustros, este está al norte de la iglesia.





Tapiz de la Creación.  Catedral de Gerona S.XI. 
Una maravilla preservada a través de los siglos.


Santa María de Porqueras. Porqueras S.XII. 
Impresionante su conservación y sus capiteles interiores.






Espero que os haya gustado, otro día seguiremos hasta Ripoll.
Sed felices

Antonio 

sábado, 19 de agosto de 2017

La cigarra y la mantis: así es la naturaleza



La entrada que vais a ver es un episodio mas de la Naturaleza. Bella, siempre, pero cruel muchas veces. La ley de la supervivencia, la del control de los individuos, es un constante enfrentamiento entre unos y otros.
Las fotos están tomadas en Mijas Costa, en los jardines de la urbanización, el día 12 de agosto de 2017
Os dejo con mi historia:


Estaba tumbado tomando el sol en la piscina de la urbanización. El ruido que hacían las cigarras me atraía. Me levanté y decidir a ver donde se encontraban.
En un tronco de un cocotero había dos, pero estaban lo suficientemente altas para no poder verlas bien.


En un árbol de tamaño pequeño sonaba el canto de otra. Me acerque a él y allí había otras chicharras que enmudecieron por mi presencia.
Mis ojos, acostumbrados ya a los pequeños movimientos, se dieron cuenta de que había algo que no cuadraba: una cigarra en el aire quieta. ¡Y tan quieta! detrás de ella había una mantis pegándose el gran banquete.


Esa misma mañana, mientras tomaba el solen la piscina y las escuchaba me preguntaba quiénes serían sus depredadores, pues habiendo tantas tenían que tener uno seguro. Y mira por donde la casualidad quiso que encontrase a uno de ellos.
Me puse la camiseta y las chanclas y subí, todo lo deprisa que mi EPOC me dejo, los 58 escalones de traviesas de tren hasta el apartamento a buscar las cámaras.
La mantis seguía afanada en su festín. Lógicamente la cigarra estaba ya en otro mundo.


Al principio la mantis no me hizo caso.
Luego me miro fijamente y comenzó a subir por el árbol.
La fotografié desde distintos puntos y al final encontró una posición tan fenomenal que no conseguía verla bien.


Es increíble el camuflaje de la mantis. Era imposible verla contra las hojas del árbol.
La cigarra por el contrario destacaba enormemente, no era una encina donde les gusta estar.




Volví al día siguiente a ver si veía a la mantis y no fui capaz. 




Me bañe y después del baño volví a observar el árbol para ver si conseguía encontrarla de nuevo. Seguro que ella si me vio a mí y debió sonreís ante mi estupidez y mi falta de visión.
Había cigarras en el árbol. No estaría muy lejos.
Nada mas por hoy.
Sed felices

Antonio

viernes, 18 de agosto de 2017

Florescon poesía CCCIII: Ahogar a la bestia

Nuestro poeta nace en la ciudad argentina de Córdoba.
Estudia Waldo Orozco Magisterio y se especializa en Educación Especial, dedicándose a aquellos alumnos que tienen discapacidad intelectual.



Waldo lleva la literatura, la poesía, a este alumnado, creando Talleres de Literatura y Espacios en la Educación y Salud Mental, logrando asombrosos resultados.
Desde el año 2008, Waldo entiende que debe crear algo donde colocar su prolífica capacidad de versificar y contar, creando dos blogs: Anecdotario y Este perro que ladra.
La poesía de Waldo Orozco es espontanea, no por ello vacía, si no todo lo contrario. En su poesía hay amor, justicia, anhelos y desesperación, como muestra la poesía que os coloco a continuación.
Deciros que Waldo tiene una maravillosa pagina, un maravilloso blog titulado ESTE PERRO QUE LADRA y  que su dirección de red es cosasdeunperro.blogspot.com.ar



Waldo Orozco es un escritor autodidacta. A mi personalmente me apasiona leer cada poema que coloca en las redes.
Espero que os guste el poema elegido.

Ahogar a la bestia

Ahogar a la bestia en alcohol,
en el vapor etílico de un bar,
o en las veredas sucias del mercado,
vaciando botellitas verdes
del cristal sagrado...
Sangrando...



Ahogarla con las manos,
manos llenas de astillas
de aquellos viejos pecados,
rumbo a la noche preludio frío
pidiendo alguna moneda
que lo regrese al paraíso
por las escaleras de la capilla...
De rodillas...



Dejarla morir, tirar de a una por el balcón,
cada una de las penas
que me han dejado llorando,
como deshojando margaritas negras,
con los pétalos con sus nombres marcados...
Pecando...



Ahogar la bestia y no en vano,
cortándole con el filo de un vidrio las venas,
llenas de tinto rojo barato,
le entrego una trampa en mi alma
un cóctel de filosas soledades.
Sangrando... la desangro..
--o0o--



Sed felices, lo demás no importa


Antonio

miércoles, 26 de julio de 2017

Flores con poesía CCCII: canción

Nació el poeta de hoy en Zaragoza en el año de mil setecientos dos.
Educado en el seno de una familia con dineros fue a estudiar a Italia desde los trece años.
Ignacio de Luzán estudia Leyes en Italia, doctorándose en esta materia en la Universidad de Catania.


Se asentó en Nápoles donde monto su despacho y vivió en esta ciudad hasta que muerto su padre tuvo que regresar a España para hacerse cargo de los bienes familiares.
Años después estuvo destinado a la embajada española en Paris durante dos años, y allí conoció a distintos portas franceses con los que trabo amistad.
Debido a sus conocimientos de francés se dedicó a traducir dicha poesía a la lengua castellana.


Poética, su obra más conocida, es un tratado poético seguido por el movimiento neoclásico español. Para Luzán la poesía tenía que tener un fin divulgativo y docente. Arte por arte no valía, no podía expresarse solo sentimiento.
Murió en Madrid el año de 1754.
Os he dejado un poema, una canción a las estaciones del año y al paso del tiempo.

CANCIÓN

Ya vuelve el triste invierno,
desde el confín del Sármata aterido,
a turbar nuestros claros horizontes
con ceñudo aspecto y faz rugosa,
con que, a influjos de la osa,
manda intratable en los rifeos montes
y en la Zembla polar donde temido
señor de eterna nieve y hielo eterno,
con tirano gobierno
la entrada niega a todo trato humano;
el piloto holandés se atreve en vano,
ávido pescador del Ceto inmenso,
a surcar codicioso
el piélago glacial; el frío intenso
para su rumbo y deja riguroso
en remota región, lejos del  puerto,
la quilla inmoble, el navegante yerto.




La hermosa primavera
desterrará al invierno coronada
la bella frente de jazmín y rosa,
cual Iris que en las nubes aparece;
se alegra y reverdece
a su vista la tierra, y olorosa
recrea los sentidos, recobrada
la lozanía y juventud primera.
La fuentecilla de enemigo hielo,
ya entonces libre fertiliza el suelo,
y nuevas hierbas alimenta y cría;
robles hayas y pinos
vuelven a hacer la selva más umbría;
en tanto el aire mil suaves trinos
esparcen las canoras avecillas,
más agradables cuanto más sencillas.




Sucederá el estío,
y el can fogoso y el león rugiente
marchitará las verde pompa y flores;
y agotará a la fuente sus cristales;
así bienes y males
mezcla próvido el Cielo; moradores
hay en la zona fría, hay en la ardiente,
sufriendo extremos de calor y frío;
su vario señorío
ejerce en todo la inconstante suerte.
Nace sujeta a sucesiva muerte
cada estación; murió la antigua gloria
de Roma y de la Grecia,
cuyas soberbias ruinas y memoria
tanto la fama lisonjera aprecia;
que al impulso fatal de las edades
mueren también los reinos y ciudades.
--o0o--


Sed felices y buen verano a todos

Antonio