sábado, 26 de diciembre de 2015

Flores con poesía CCLXIV: Al rayito de sol.-

Nace nuestro poeta en la población de Archena, Murcia, en el año mil ochocientos sesenta y seis.
Hijo de padres modestos ayudo a su padre en la venta de revistas y libros, lo que le permitió conocer la literatura del momento y a entrar en contacto con ella.


Vicente Medina, es el poeta por excelencia de la huerta murciana. Con dieciocho años se alisto en el ejército y fue voluntario a Filipinas, donde escribiría su libro  de poemas El Naufrago, que fue editado en Murcia al licenciarse.
De vuelta de Filipinas y tras una corta estancia en Archena, se instala en Cartagena y allí será contratado por el dueño de varios periódicos murcianos. En dichos periódicos colaboró.
Escritor de obras de teatro, Vicente Medina, destaca sobre todo por su obra poética.
Entre sus obras más importantes a destacar: Aires murcianos, Poesía, La canción de la huerta, La canción de la vida y un largo etc.
Emigro a Argentina a la edad de cuarenta y dos años regresando a Murcia en mil novecientos treinta y uno y volviendo a marcharse en mil novecientos treinta y seis, muriendo un año después en Rosario, Argentina.
Esta considerado el poeta Murciano por excelencia.


Os he preparado para esta ocasión la copia de poema precioso, en el que deja entrever su forma poética. Lirico totalmente realista, modernista, se aprecia en sus poemas un aspecto social importante, sin dejar por ello de ser un autor con una profundidad de pensamiento increíble.
Os dejo con el poema.


AL RAYITO DE SOL

De los pobrecitos
no se olvida Dios,
y en invierno, a falta
de cosa mejor,
para que le sirva de abrigo y ropita,
les envía un rayito de sol.



El invierno es triste…
De los pobrecitos,
los días nublados, no se acuerda Dios…

Mocita serrana me dejas helado:
no quieres mirarme ni por compasión.

Mal corazón,
no me das calor…



¡En vano en tus ojos
yo busco un divino rayito de sol!...
¿Estás enojada?...
¡De los pobrecitos,
los días nublados, no se acuerda Dios!...
--o0o--


Espero haberos distraído un rato.
Sed felices.

Antonio 

viernes, 18 de diciembre de 2015

Insectos vistos por mis maquinas en 2015 II.-




Elegir entre cientos de fotos es difícil. Quizás las elegidas no sean las mejores,pero eso ya no tiene remedio.
El mundo de los insectos representa en porcentajes casi el 90% de los animles que pueblan este maravilloso planeta, entre los que tambien estamos nosotros.
Algunos conocereís estas que vais a ver a continuación porque las he ido colocando, algunas, noche tras noche para despedirme de vosotros.
¿Empezamos?
La primera de todas es una abeja libando de la flor mientras mantiene el equilibrio con sus alas.




Las mariposas son un elemento importante en el mundo de las plantas, como también muchos otros insectos, pues al libar de las flores recogen el polen y lo transportan a otra flor ayudando con ello a la reproducción de la especie.
La mariposa que veis aquí es una Anglais Io según la nueva nomenclatura de la especie. 
Si ya es difícil aprenderse a mi edad el nombre de cada insecto, imaginaros si encima me lo cambian.



La familia de los mántidos, tiene espectaculares individuos que se agrupan en distintas familias. Eso si todos tienen en común una cosa y son esas extremidades que se cierran sobre si mismas para inmovilizar a la pobre presa que se atreve a pasar cerca de ella. La de la foto es una Ameles sp que fotografié en junio en Guadarrama.
Su tamaño aproximadamente 2 cms.




Las moscas pertenecen al mundo de los dípteros, es decir tienen dos alas.
Todo el mundo piensa que las moscas solo van a la porquería y eso es cierto para un pequeño grupo de ellas, ya que hay muchas que se alimentan de las flores y otras de otros insectos, como las Asilidae.
Una de ellas es la de la fotografía, alimentándose de lo que parece una avispilla. Esta absorbiendo los jugos por el abdomen.




Otra mosca muy común en la sierra madrileña son las Bibio sp, como la de la foto de abajo, que aparecen sobre la festividad de San Marcos que es a mediados de abril, aunque se pueden ver bastante tiempo después.
La de la fotografía esta tomada en el monte Abantos a principios de mayo a una altura de unos 1500 msnm. 
Las hembras entierran los huevos. El ejemplar de la foto es un macho, pues fijaros como tiene los ojos practicamente juntos. 
Esta caracteristica es común en todas las moscas.



Los chinches.Estos insectos, pertenecientes al orden de los Heterópteros .Este orden reúne a unas 50000 especies distintas,(como para saberse los nombres de todos), y sus habitas pueden ser muy diferente. Los hay que viven en el agua, por lo general larvas y adultos. Otros lo hacen en las plantas y unos cuantos son parásitos de otros animales.
Esta monada, al que llamo el Chinche de tonos azules, esta fotografiado el diez de septiembre. Todas los de las fotos de esta presentación son de 2015.
Los chinches pueden alimentarse absorbiendo los jugos de las plantas como la de otros animales.




El cuerpo de las moscas es extraordinario. Sus patas son capaces de saborear los alimentos pues tienen en ellas unas células especializadas. 
Los pelos que recubren su cuerpo son capaces de detectar vibraciones de objetos  en movimiento a la vez que algunos son defensivos. Pero también se cree que algunos puedan ser olfativos.
Desde luego solo hay que fijarse en el cuerpo fotografiado debajo para pensar que esos pelos tipo pincho no están ahí porque si.



Las efímeras, como bien indica su nombre, tienen una vida cortísima de adultos, pues de pueden llegar a vivir como larvas todo un año bajo el agua.
El que veis aquí abajo es un macho adulto, pues solo tiene dos cercos y le falta el central. 
Pudiera ser de la familia Heptageniidae pero de ahí no paso.
Entre mayo y junio suele ser la época en que los imagos vuelan normalmente en grandes cantidades. Incluso en Centro Europa hay ríos que son verdaderas concentraciones de estos Efemerópteros.
Este ejemplar fue fotografiado fuera de su época, en marzo.


Que decir de las mariquitas de siete puntos, a la que conocemos en muchos lugares de España como la Vaquita de San Antón, 
Es un cazador nato de pulgones, por lo que es admirada por muchos cultivadores de flores y jardineros.
La mariquita de siete puntos se llama oficialmente Ciccinella septempunctata. Las hembras suelen depositar sus huevos, del orden de varios cientos, normalmente en las plantas que hay pulgones, para que las larvas estén alimentadas nada mas nacer. Una larva de pulgón mientras esta en esa fase puede llegar a comerse unos 400 o 500 pulgones.



Los helicópteros de la Naturaleza son mis amigas las libélulas.
Pertenecen al orden de los Odonatos  y existen distintas familias, aunque todas tienen la particularidad de no poder plegar sus alas sobre el abdomen, pudiéndolas ver en sus posaderos vueltas siempre contra el viento con las alas extendidas.
Maravillosas acróbatas del aire cazan cualquier tipo de insecto que volando se ponga a su alcance.
En la época de celo es normal ver a macho y hembra enlazados mientras la segunda va depositando huevos fertilizados en aguas de pantanos, ríos y lagunas.


Estamos ante el mayor Himenóptero originario de Europa a la que se le suele llamar por ahí avispa mamut y su nombre científico en Megascolia bidens.
Este ejemplar está fotografiado en Villanueva del Pardillo en las flores de un parque.
Suelen ser animales tranquilos que se pasan la vida libando en flores, absorbiendo su néctar, que no suelen picar, De echo el ejemplar de la imagen me dejo hacerle unas cuantas fotos sin inmutarse.
Los que si se deben inmutar son los escarabajos de mayor tamaño, pues las hembras, después de paralizarlos con su aguijón, depositan en ellos un huevo y la larva cuando nace lo que hace es comerse vivo al escarabajo



Volvemos con unas moscas. No os voy a dar mucho mas rollo sobre ellas, pues ya sabemos que son dípteros, que por lo tanto tienen dos alas y que están en toda la cadena de la vida presentes. Comen restos orgánicos, liban de las plantas y otras se comen a sus propios congéneres y otros animales que se les pongan por delante.
Os he colocado dos fotografías para que podáis ver otro cuerpo de mosca y sus ojos múltiples.






Estamos ante otro Himenóptero, la Stizos sp. Es un tipo de avispa que deposita sus huevos en el suelo, excavando pequeños agujeros. La que aquí veis lo estaba haciendo en una zona arenosa de un parque infantil. Mal lugar había elegido la amiga.



Lo que veis bajo estas lineas es otra mariposa, una de las mas bellas mariposas de las que tenemos en España. Se llama Zygenia sarpedon y pertenece a una de las familias más extendidas por Europa, la familia Zygaenidae.
No son muy grandes, pueden llegara medir unos 3 centímetros de longitud y son difíciles de ver, no si sus orugas, de color amarillo y negro y que las podéis encontrar en una planta que solo ellas pueden digerir, pues para el resto son venenosas.


Con esta maravilla acabamos esta entrada.
Sed felices.
Antonio 

jueves, 17 de diciembre de 2015

Flores con Poesía CCLXIII: Tres sonetos para una elegía. (Soneto tercero)

Nace en Cuevas de Almanzora, en la provincia de Almería, España, el año de mil novecientos doce.
Debió estudiar en sus primeros años en su pueblo natal.


Está claro que durante la Guerra Civil estuvo en el lado nacionalista y sus libros sobre temas de guerra están impresos, como uno dedicado a Toledo. También tiene una cierta admiración por el movimiento nazi alemán, dedicándole unos poemas.
Diego Fernández Collado, que así se llama nuestro autor, fue periodista, autor teatral y poeta.
Su labor periodística fue premiada en relación a una serie de artículos publicados durante la Guerra Civil en mil novecientos treinta y nueve.
No, se mas cosas de él, como si su rastro hubiese sido borrado.
Solo que en mil novecientos cuarenta publico un poemario titulado Amarillos de la tarde.


De su Elegía en tres sonetos, he elegido el tercero, pues me ha parecido que demuestra en él la pena de un hombre por la pérdida de un ser querido de forma maravillosa.
Por cierto, una Elegía, en el caso poético, es un lloro a la perdida de alguien, normalmente por su muerte.
Espero que os guste.

ELEGÍA EN TRES SONETOS

SONETO TERCERO


Tú, ingrave en el paisaje, desvelado
al rumor de mis pasos en la arena;
para la sombra inútil de mi pena,
tan solo tu perfil adivinado.


Abril en lirio para ti cuajado;
para mí, menos fiel, en azucena,
en esa pulsación de vena a vena
que liga mi presente a tu pasado.



Y así un segundo y otro, navegante
por el mar del recuerdo, sin ribera
donde posar las huellas de mi herida,



que cuanto más me acerco, más distante
se me ofrece la tierna primavera
en que soñaba florecer mi vida.
--o0o--


Nada mas por hoy.
Sed felices.

Antonio

miércoles, 16 de diciembre de 2015

Un encuentro con mi amiga Empusa pennata.-

Hace un día precioso en la sierra madrileña. Ha pasado un poco del mediodía cuando comienzo mi paseo fotográfico entre los campos de santolinas silvestres, tomillos, jaras, rosales y zarzas en busca de un insecto: la Empusa pennata.



Si, es el primer sábado de diciembre de 2015. Otros años por estas fechas a 1200 msnm, podía haber caído alguna nevada, pero este año parece que el otoño se alarga irremediablemente.
No hay movimiento de insectos. Si no hay insectos y veo pocas arañas, no habrá comida para las empusas.


Me adentro en una zona donde las santolinas alcanzan una altura respetable. Mientras me acerco a ellas voy pensando que soy un insensato por intentar encontrar un bicho que, aunque vive tres años, a estas alturas del año debe estar invernando.
Las empusas tienen la virtud de camuflarse perfectamente con el ambiente que las rodea. Puedes tenerla a 20 cm de ti y no verla porque parece una rama mas de la planta.


Me quedo quieto. Estoy observando una mata y de repente noto por el rabillo del ojo un ligero movimiento a mi derecha, casi imperceptible, pero algo se ha movido a un metro de donde estoy, en la planta de al lado.
Allí esta una ninfa de Empusa pennata mostrándose despreocupada como todas cuando las encuentras.


Dejo la maquina con el zoom en el suelo y me acerco con cuidado hasta la santolina silvestre que tengo a mi lado.
Como si fuese un malabarista inmerso en un mar de flores resecas, la Empusa, realiza unos cuantos movimientos en la mata y luego se me queda mirando como si quisiera hipnotizarme.


Esos enormes ojos rojos, que me recuerdan la mancha roja de Júpiter, me miran tranquilos. Quizás tiene ella el mismo interés por mí que yo por ella. De repente, como si yo no estuviese allí, encoge sus patas y comienza un rato de oración y concentración. Me quedo observándola. Me gusta observarlas.


Vuelvo a acercar la cámara lo más posible sin molestarla. Gira la cabeza hacia mí y extiende sus brazos para agarrarse a la santolina. 


Esa mirada inquisitiva, roja, me mira tranquilamente, advirtiéndome que no me acerque más.
Estoy con ella casi una hora observándola. Está claro que ha subido a calentarse con los rayos de sol. Mueve de vez en cuando la cabeza para observarme, pero está tomando el sol.


Me imagino que se alimentara de pequeñas larvas e insectos que encuentre en la parte baja de la planta. En los alrededores no he visto arañas, igual ha acabado con ellas, pero si alguna mariquita.


Nos miramos de cerca por última vez. Yo la miro a través del objetivo de la cámara, ella a con  esos ojazos jovianos imperturbables.


Me levanto del suelo, por cierto frio, y me alejo unos pasos. La Empusa pennata me ha dado la espalda y está en su posición favorita de caza: rezando.


Así la dejo, intentaré volver a verla mientras el frio no llegue, sino a lo mejor en primavera tenemos suerte y nos volvemos a encontrar.
Nada más por hoy.
Sed felices.

Antonio

domingo, 13 de diciembre de 2015

Insectos vistos por mis maquinas en 2015 (I)

Estamos ya a finales del 2015, y ayer se me ocurrió, buscando una foto atrasada, que no estaría mal seleccionar una serie de fotos de las que he ido poniendo cada noche, siempre que estén realizadas dentro de este año.
¡Madre mía! Hay tal cantidad de ellas que he decidido repartirlas en varias entregas del tema insectos  que os iré colocando de aquí a final de año.
Ha sido un año curioso. Ha habido de todo, pero poco. Encontrar por ejemplo mantis y empusas ha costado y en la zona de Guadarrama las mariposas han escaseado.
Esperemos que la primavera que viene las cosas comiencen a cambiar. Los chinches se que estarán bien representados, pues en las matas de muchas plantas de tipo medio y bajo ves las puestas ya eclosionadas que aun aguantan los embates del tiempo.
Si os parece, empecemos con las fotografías de esta primera entrega.

Ameles dispuesta a ofrecer batalla

Esta ameles, creo que estaba algo harta de ser fotografiada, pero lo cierto es que no presentaba ningún tipo de temor a la cámara, quizás porque se veía reflejada en el objetivo. Pequeña, de no más de dos o tres centímetros, como mucho, estas criaturas son maravillosas. Difíciles de ver cuando se mimetizan con la planta y unas cazadoras admirables.

La pobre mosca no volará mas

Las arañas cangrejo son muy fáciles de detectar en las plantas. Adoptan el color de la planta en la que se encuentran y en primavera si te fijas y tienes un poco de paciencia las veras esperar a u presa camufladas entre la flor que le sirve de alojamiento. Esta ha cazado una moca de la especie Lomatia.

Mosca Cylindromya fotografiada en Guadarrama

La Cylindromya es un díptero, una especie de mosca, espectacular. Sus formas son distintas a las de las moscas comunes y es fantástico verla posada y de cerca en cualquier gramínea ya seca. Esta foto la hice una tarde cuando, regresaba ya  a casa, pensaba que no fotografiaría nada más. Nunca se sabe.

Abeja en el momento de emprender el vuelo.

Las abejas son siempre encantadoras. Si no las molestas, no las tocas, no se meten contigo y no les importa que las fotografíen en la planta mientras cargan polen para la colmena. Las hay que liban, y otras cargan todo el polen que pueden realizando una especie de masa que adhieren a sus patas, mezclando el polen con el néctar de la planta.

Cicindela maroccana

Estos coleópteros adéfagos son unos maravillosos animales, dignos de ser observados. Rápidos, veloces, terribles depredadores de otros insectos y arañas desde su más tierna infancia, en proporción a su tamaño se les considera los más veloces insectos sobre el suelo. La de la foto es una Cicindela maroccana, que tuve la suerte de fotografiar con los amigos de Bichos de San Lorenzo de El Escorial en el monte Abantos.

Mariposa desenrollando su trompa

Si hay un insecto que me desconcierta es la mariposa. Pequeñas manchas en sus alas de diferente tamaño y mismo tono pueden cambiar la familia y la especie. Por el contrario sus maravillosos vuelos, esas alas de colores con un ojo falso para despistar y esas maravillosas trompas con las que succionan el néctar de las flores, me atraen de forma irremediable.

Díptero = dos alas

Los dípteros son insectos que representan uno de los órdenes más extensos del mundo zoológico. Se diferencian de otros esencialmente por tener solamente dos alas y unos equilibradores para el vuelo que son el recuerdo de las otras dos alas.
Desde los mosquitos a las grandes moscas se conocen más de ciento cincuenta mil especies distintas. Sus misiones dentro de la cadena trófica son innumerables.

Calopteryx sp preciosas

El mundo de los odonatos comprende unas siete mil especies distintas. Son insectos que se caracterizan entre otras cosa por tener cuatro alas que no pueden plegar sobre su abdomen.
Me estoy refiriendo a las libélulas en el mas amplio sentido de la expresión. La que aquí os presento fotografiada es una de la familia Calopteryx, que fotografié en un camino de ribera en Villanueva del Pardillo.

Abejorro libando. Me encantan sus melenas.

Otro de los grandes grupos de insectos es el que representa a los Himenópteros en los que están comprendidos animales como hormigas, abejas y abejorros entre otros. A diferencia de los dípteros tiene cuatro alas y suelen ser insectos organizados básicamente en sociedades. El de la fotografía es un abejorro libando, si no recuerdo mal, en un cebollino del Real Jardín Botánico de Madrid.

Anisopiia baetica realizando equilibrios

Los coleópteros, como este Anisopiia baetica, son el orden de animales más extenso, teniéndose estudiadas unas trescientas cincuenta mil especies distintas, y seguro que existen muchas más. Comprenden desde los grandes escarabajos a las pequeñas mariquitas. Sus modos vivendi son muy distintos unos de otros, pero todos tienen las alas delanteras convertidas en fuertes élitros que protegen a las otras dos alas.

Hormigas ordeñando pulgones.

En el mundo de los Himenópteros las hormigas son uno de los animales mas sociables que se conocen, formando verdaderas colonias perfectamente organizadas en las que existen distintos tipos de jerarquías que van desde la reina a la más humilde de las trabajadoras. Y todas tienen un gusto especial por los líquidos dulzones que les ofrecen los pulgones para que les defiendan de sus enemigos. En la foto dos hormigas tomando su ración de néctar de pulgón.

Típula hembra. Fijaros en el ovopositor.

Para su desgracia, las Típulas se parecen a los pequeños mosquitos en su forma y la gente que no sabe que son moscas les ataca y mata fácilmente cuando los ven en sus casa, normalmente atraídos por nuestras luces nocturnas. Con esas patas alargadas y sus alas siempre abiertas cuando están en reposo, parecen desgarbados, que se vayan a partir en pedazos. Creo que el ejemplar de la foto es una Típula hembra.

A continuación dos moscas, dos dípteros.

Volucella elegans dispuesta a alimentarse del néctar de un cebollino.

La primera es la Volucella elegans, que pertenece al género de los sírfidos, que se distinguen entre otras cosas por tener un tamaño apreciable, por lo menos tres veces el de una mosca domestica. Son fáciles de ver en zonas soleadas. Les gusta tomar el sol en su planta, yo las he visto volar y volver al mismo lugar un montón de veces. Se alimentan fundamentalmente del néctar de las flores.

Mosca de la familia de los Terévidos.

Los Terévidos son otro de los grupos importantes dentro del orden de los dípteros. Igual que la anterior, la Volucella, esta mosca se alimenta también del néctar de las flores, pero las larvas a diferencia de los sírfidos que comen carroña, se alimentan de materia vegetal en descomposición. La fotografía está tomada el tres de mayo en el monte Abantos.

De la familia Formicidae, esta Messor sp, espera el momento apropiado para emprender el vuelo nupcial.

Para terminar esta entrega, os dejo una hormiga alada. Las hormigas, que pertenecen al orden de los Himenópteros, extienden sus territorios a base de millares de hormigas aladas que salen de ellos. Lo curioso es que los hormigueros se especializan y unos sacan hembras y otros machos. La que veis en esta foto es una Messor pocos momentos antes de emprender un vuelo hacia su nuevo destino. De los miles de hormigas aladas que salen de un hormiguero muy pocas llegan a conseguir crear una nueva colonia.
Nada más por hoy.
Espero que os haya gustado.
Sed felices.

Antonio